viernes, 30 de noviembre de 2007

El misterio de la comillas


Hola asiduos a mi blog, tengo que dar gracias por vuestras visitas y por vuestros comentarios, que me hace un montón de ilusión que los hagáis, de verdad.


(Aunque los hagáis en blogs ajenos)*


Bueno, a lo que vamos. Este es un cartel que hay en un 24 horas llamado Moe's (Sí, como el de los Simpsons) que hay cerca de mi casa. Hace chaflán para más señas. El otro día me quedé mirando el cartel que hay en uno de los cristales donde ponen todo lo que la tienda te ofrece. (Desde chucherías hasta lejía, lo básico para sobrevivir un domingo) Y entoces me di cuenta de unas inquietantes comillas en el cartel. Resulta que tienen pan "recién hecho". No sé a vosotros, pero a mí estas cosas me causan desazón. Ya estaba yo por el camino pensando:


- ¿Cómo que pan "recién hecho"?


Porque no hay nada más entrecomillado. Sólo el "recién hecho". Entonces digo:


- O sea, que no está recién hecho. ¿O sí? Por lo menos es pan, porque el pan no está entrecomillado.


Y eso iba yo pensando de camino a casa de Virgy y Silvia.


Bueno, el caso es que aún está por resolver el misterio. Pero no me da buena espina. Ya se sabe que el pan que venden en las 24 h no es de muy buena calidad. Se hace gomoso y fofo una vez que no está caliente (véase en 5 min). Pero es que encima está "recién hecho". Aisss.


Es que las comillas me inquietan. Es lo mismo que cuando te dicen:


- Sandra, te voy a contar una cosa. "Te vas a reir".


Pues me cuenten lo que me cuenten no suele tener gracia. Más bien al revés. O:


- ¿Qué hiciste ayer?

- "Estudiar" para diciembre. (El entrecomillado en estudiar está encarnado por un gesto con los dedos a modo de comillas y un tono de voz mentiroso).


¡Qué dificil es explicar un gesto con palabras! Bueno, me entendéis.


Pues eso, que las comillas dan mal rollo. Pero ahora prefiero pensar que el que escribió el cartel no sabe usarlas antes que comerme la cabeza como suelo hacer. Y punto.


*(Nadia, creo que has puesto algún comentario para mí en el blog de una amiga. jajaja. No pasa nada, lo he leído. Gracias.)

2 comentarios:

tadja dijo...

no tengo nada que decir respecto a las comillas, a parte de que me parecen tontos quienes realizan el gesto tan magistralmente descrito en el post, cada dos palabras.
Eso que como es el día de comentar en los blogs, comento.

Deu

Hombreloco dijo...

Yo una vez encontré unas comillas aún más inquietantes, de verdad: En una carnicería, un cartel decía: TODA LA CARNE EXPUESTA HA SIDO SOMETIDA A LOS CORRESPONDIENTES "CONTROLES DE CALIDAD". Se me disparó la imaginación.